Connect with us

Ciencia

Extraños avispones gigantes llegan a Estados Unidos

Avatar

Publicada

en

Avispones asiáticos (Tomada de Twitter)

Washington.— Este 2020 es el año que crees lo has visto todo, pues te sorprenderá más aún estos avispones gigantes destructores de abejas.

Y es que estos insectos asiáticos han sido vistos en Washington por varios apicultores, destruyen panales y les arrancan la cabeza a las abejas.

Tienen ojos gigantes y su agijón es sumamente venenoso, según reportó la cadena CNN.

https://twitter.com/TilsaEsther/status/1257662686059466758?s=20

Miden más de 5 centímetros de largo, su picadura es letal para los humanos, si te pica varias veces seguro no sobrevivirás.

“Son como una monstruosa caricatura con esta enorme cara de color amarillo anaranjado”, dijo Susan Cobey, investigadora de la Universidad Estatal de Washington (WSU).

No saben aún como pudieron llegar a Estados Unidos los avispones asiáticos pero pudo haber sido en un cargamento marítimo, se piensa que llegaron desde diciembre.

Volvieron a ser avistados estos días tras la hibernación cuando empiezan nuevamente a nidar y a crear nuevas colonias.

“Atacan colmenas de abejas melíferas, matan abejas adultas y devoran larvas y pupas de abejas, mientras defienden agresivamente la colonia ocupada”, dijo Seth Truscott de la Facultad de ciencias agrícolas de la WSU.

Estados Unidos pide dar aviso a las autoridades en caso de ver más avispones gigantes rondando alguna área en Washington o algún otro estado.

LEE Remdesevir, la esperanza contra el Covid

EM

Sigue leyendo
Anuncio
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ciencia

¡Los órganos del cuerpo tienen relojes moleculares!

Avatar

Publicada

en

ESPECIAL

México.- Estamos sujetos a cambios ambientales periódicos que suceden cada 24 horas, donde tenemos una fase de luz y otra de oscuridad, y con ello cambios en el ambiente, como la temperatura.

“Esas condiciones han hecho que los organismos hayamos desarrollado una manera de estar en resonancia, sincronizados con esas modificaciones, a partir del desarrollo de relojes moleculares que básicamente permiten que el organismo sepa a qué hora del día o la noche se encuentra”.

Así lo expuso Mayra Furlan Magaril, del Laboratorio de Topología Genómica del Instituto de Fisiología Celular de la UNAM, durante la conferencia “Ritmos circadianos y la organización del genoma”, en la que también expresó que esas adaptaciones son fundamentales si pensamos que en prácticamente cualquier proceso fisiológico se encuentra un componente circadiano; por ejemplo, la alimentación (los humanos somos diurnos, comemos y tenemos nuestra actividad en el día y descansamos en la noche), o la reproducción.

Explicó que las fallas en la regulación de los ritmos biológicos del organismo humano pueden tener consecuencias a nivel neurológico y psicológico, toda vez que las células se confunden y no identifican en qué temporalidad están: de día o de noche.

Hay afecciones que afectan directo a los órganos

Se puede traducir en afectaciones al órgano que conforman, por ejemplo el hígado, y conducir al desarrollo de enfermedades como la diabetes, el síndrome metabólico o la obesidad, entre otras.

La científica se refirió a los ciclos circadianos presentes desde el comportamiento de los organismos hasta la transcripción de los genes dentro de la célula y señaló que se sabe que las afecciones en ellos pueden tener efectos y producir diversos padecimientos.

Estos ciclos se refieren a los ritmos biológicos los cuales son fundamentales en todos los organismos que habitan el planeta; les permiten estar bien adaptados y anticipar cambios que suceden en el ambiente impuestos por la rotación de la Tierra.

Y si nos adentramos en el organismo, la función de la célula y los genomas encontramos que hay “ritmicidad”, por ejemplo los procesos metabólicos que ocurren en el hígado vinculados a la ingesta de alimentos son rítmicos, es decir, tienen niveles diferentes en las fases de actividad y descanso.

El sistema circadiano, abundó Mayra Furlan, es jerárquico en el cuerpo donde las señales lumínicas entran por la retina y viajan por el tracto retinohipotalámico a un conjunto de neuronas que forman el reloj molecular maestro del cuerpo, llamado núcleo supraquiasmático, ubicado en el hipotálamo.

Reloj central

En el “reloj central” se integran las señales que vienen del ambiente y a partir de él se mandan otras “indicaciones” al resto de los relojes en el cuerpo, expuso la especialista universitaria.

Al respecto dijo que los diferentes órganos y tejidos tienen relojes moleculares internos y “las señales que vienen del núcleo supraquiasmático los sincronizan para que el organismo esté bien temporalizado”. La integración de esos relojes periféricos es lo que determina los procesos fisiológicos circadianos.

La académica, quien estudia la transcripción de los genes, manifestó: si analizamos cómo se expresan en los diferentes tejidos, un conjunto de ellos presenta una expresión rítmica. Se “prenden” y se “apagan” durante las 24 horas del día, de tal forma que tienen un máximo y un mínimo en ese lapso.

Nos interesa entender cómo se regula esa transcripción rítmica, lo cual es importante para sostener los relojes que se encuentran en cada una de las células, aclaró.

Cada célula tiene un reloj interno

Junto con su equipo estudia de manera específica cómo el genoma se pliega en el núcleo de cada célula, promoviendo que se active la expresión de los genes. Lo que se busca, aclaró, es conocer qué pasa durante las 24 horas del día y cómo las estructuras genómicas contribuyen en el prendido y apagado de los genes circadianos.

Cada célula tiene un reloj interno. Si medimos la transcripción de los genes circadianos vamos a encontrar que están oscilando, lo cual es fundamental para que un tejido completo tenga un comportamiento circadiano adecuado, y después la integración de los relojes de los diferentes órganos harán que el organismo entero esté sincronizado con el ambiente.

LEE Detectan la variante Delta Plus de Covid en la India

emc

Sigue leyendo

Ciencia

¿El plátano está en extinción?

Avatar

Publicada

en

DE PIXABAY

México.- Uno de los fitopatólogos con más experiencia en el estudio del plátano y quien ha emprendido una cruzada científica para salvarlo de una enfermedad nueva en América Latina advierte riesgos para el fruto.

“El plátano es la cuarta fruta más cultivada del planeta y estamos a tiempo de ayudar para que lo siga siendo”, advirtió Gert Kema, uno de los fitopatólogos con más experiencia en el estudio del plátano y quien ha emprendido una cruzada científica para salvarlo de una enfermedad nueva en América Latina. 

Esta fue una de sus declaraciones durante la Global Fruit Latam, que de manera virtual llegó a 70 países y donde participaron expositores, productores de frutas y hortalizas, conferencistas, patrocinadores, especialistas y empresarios del sector, líderes y expertos, visitantes y público en general. 

En la cruzada para regenerar el cultivo del plátano el enemigo se llama TR4, un hongo cuyo nombre común es fussariun wilt tropical (que se traduce como hongo de marchitez tropical) y que hasta ahora se ha combatido con las tradicionales fumigaciones con insecticidas.

“Todo mundo sabe que cuando hay una pandemia, siempre hay personas que la niegan o señalan que ya tienen una solución. Lamentablemente casi siempre su remedio radica en fumigar con productos tóxicos, lo que genera nuevas cepas de fussarium wilt cada vez más resistentes.

Un fruto consumido de Asia hasta América Latina

Gert Kema, actual director del Laboratorio de Fitopatología de la Universidad de Wageningen, Países Bajos, mostró la importancia global del plátano, cuyas plantaciones abarcan regiones desde Asia hasta América Latina, lo que ha convertido esta fruta tropical en la más cultivada en el mundo.

Su propuesta radica en una nueva manera de combatir el hongo, la cual ha resultado mucho más eficiente que los venenos químicos.

“Hablamos de agregar ciertos tipos de biomasa (material orgánico) al suelo y cubrirlo con plástico para matar las esporas, ya que el material se descompone y libera gases tóxicos a las bacterias y hongos; de esa manera la tierra queda libre de la enfermedad”, explicó durante la Global Fruit Latam.

Se trata de un foro internacional, transmitido al mundo a través del Digital Virtual Center de OMA Media.

En cuatro años, este investigador ha formado un equipo internacional de trabajo con el que ha realizado ensayos en Filipinas, donde se demostró que su técnica redujo significativamente la cantidad de  esporas que provocan la pandemia.

Un hongo se expande

Kema y su equipo documentaron que el hongo se originó en Asia y ha comenzado a expandirse hacia el oeste. Este rastreo fue posible gracias a un método similar al que se ha utilizado para la actual pandemia de coronavirus. 

“Usamos un diagnóstico molecular con pruebas PCR para saber si realmente es TR4 o no. Antes el diagnóstico nos hubiera tomado tres meses, pero ahora contamos con una lectura más rápida, debido a que en tiempos de Covid todo mundo sabe qué es una PCR”. 

La alerta para América Latina es que muchos países son grandes productores de plátano, desde Brasil hasta Colombia y por supuesto, México, donde el plátano es actualmente la fruta tropical más cultivada, con una producción anual de más de 2 millones de toneladas. 

Gert Kema recuerda que hace 50 años ya hubo una pandemia de plátano (originada en Honduras por el Fussarium TR1) que obligó a las plantaciones del mundo a abandonar tierras y buscar nuevos lugares donde cultivar esta fruta. 

El investigador propone que la industria acepte el reto de dejar de combatir el TR4 con insecticidas (cuyo uso provoca que el hongo genere mayor resistencia) y ensayar nuevas técnicas como la desarrollada por su equipo. 

LEE Disney estrenará serie sobre The Beatles

mc

Sigue leyendo

Ciencia

¿Sabes qué día es el solsticio de verano?

Avatar

Publicada

en

Cortesía UNAM

México. Más que interesante es el mes de Junio, en el que se registrará una serie de fenómenos astronómicos cautivadores, como un eclipse anular de Sol, las conjunciones, por separado, de Marte, Venus y Saturno con la Luna, y la superluna.

Volver la mirada hacia el cielo resulta siempre un espectáculo maravilloso, sobre todo cuando ocurren fenómenos astronómicos, especialmente que involucran al Sol, la Luna y los planetas.

Al respecto, Brenda Arias Martín, integrante de la Unidad de Comunicación y Cultura Científica del Instituto de Astronomía (IA) de la UNAM, señaló:

El Anuario Astronómico Nacional prevé la conjunción de la Luna con Venus, el sábado 12 de junio, y de ésta con Marte el domingo 13, aunque este último fenómeno no será visible porque su máximo ocurrirá a las 14:52 horas. Sin embargo, la alineación del satélite natural de la Tierra con Venus podrá apreciarse en la madrugada a la 1:44 horas.

Indicó que el domingo 13 de junio, tan sólo tres días después de que la Luna haya entrado en la fase de luna nueva, la alineación con Venus hará que tengamos un buen pretexto para mirar el firmamento. También el próximo 27 de junio de este año tendrá lugar otra conjunción, esta vez con Saturno, lo que ocurrirá a las 04:30 horas.

La académica resaltó que este tipo de fenómenos suceden debido a las posiciones aparentes que vemos en el cielo, es decir, el acercamiento entre la Luna y los planetas es visible solo desde nuestra perspectiva.

La especialista informó que estos fenómenos astronómicos, que se aprecian muy bien durante una noche, son visibles a simple vista, a “ojo desnudo”, por lo que la población podrá disfrutarlos sin utilizar equipos especializados. Sin embargo, para percibirlos con mejor calidad se requiere de cielos oscuros; es decir, lejos de la contaminación lumínica que generan las ciudades.

El día más largo y la última superluna

Otro fenómeno de importancia será el Solsticio de verano que se presentará el 20 de junio; marca el inicio del verano, con el día más largo para el hemisferio norte, mientras que para el sur representará el inicio del invierno.

Al respecto, Arias Martín refirió que de acuerdo con el Anuario Astronómico Nacional este suceso comenzará el domingo 20 de junio a las 22:32 horas, tiempo del centro de México; el día durará 13 horas con 25 minutos, por lo cual durante ese tiempo habrá luz solar.

Al abundar, destacó que la inclinación de la Tierra es la que ocasiona este fenómeno el cual produce que el hemisferio norte del planeta reciba por más tiempo la luz del Sol, simultáneamente, el hemisferio sur recibe menos luz solar, lo que marca el inicio del invierno en esa parte del planeta.

Además, el próximo 24 de junio también será posible observar, después de la puesta del Sol, en el firmamento la última superluna del año, la cual se podrá apreciar.

Esto ocurre cuando la Luna llena coincide con su máximo acercamiento con la Tierra, lo que hace que aquélla se vea más grande y brillante.

La especialista señaló que la distancia entre la Luna y la Tierra no siempre es la misma, porque su órbita es elíptica, la más corta entre ambas, le llamamos perigeo y la más larga apogeo.

Entonces, cuando la Luna se encuentra en el perigeo, y además hay Luna llena, la podemos ver, un 14 por ciento más grande y hasta un 30 por ciento más brillante; será la última vez en este año que coincidirá en el perigeo.

Brenda Arias recordó la importancia que la humanidad le otorga a estos sucesos astronómicos y de la habilidad de observación que tenían nuestros antepasados.

Lo que se sabe

Se sabe que los seres humanos dejaron de ser nómadas y al establecerse en un sitio aprendieron a sembrar y cosechar gracias a la observación rigurosa que hacían de tres objetos celestes: el Sol, la Luna y Venus.

Arias Martín mencionó además el eclipse anular de Sol, conocido como “anillo de fuego”, registrado el pasado 10 de junio, que solo fue visible en el Polo Norte.

Este tipo de fenómenos suceden cuando la Luna, que se encuentra en el punto más lejano de la Tierra, se interpone entre ésta y el Sol.

La Luna puede estar más cerca o lejos de nosotros y en esta ocasión estuvo más lejana, lo que se denomina “en su apogeo”, por lo que no cubre por completo al Sol, con lo cual se forma un anillo, por eso se conocen como anulares.

De acuerdo con el Anuario Astronómico Nacional, indicó, el próximo eclipse total de Sol visible en México será el 8 de abril de 2024, se apreciará principalmente en entidades del norte, como Coahuila y Durango, por donde pasará la franja de la totalidad.

LEE Yuya será mamá

mc

Sigue leyendo

Más vistas