De Pixabay
De Pixabay
NacionalNoticias

Necesario extender permiso de paternidad en México

Los permisos de paternidad son un tema que, si bien han adquirido notoriedad en México durante los últimos años, la legislación vigente aún está rezagada respecto a otros países para garantizar las mejores prácticas de cuidado en la primera infancia, afirmaron especialistas del think tank mexicano Early Institute.

Actualmente en México, el permiso de maternidad dura 12 semanas, sin embargo, el de paternidad sólo permite a los trabajadores estar con sus hijas e hijos cinco días después de su nacimiento o adopción.

Durante la presentación del informe “Recomendaciones para implementar una política de Permisos Parentales en México”, Cándido Pérez, Coordinador de Investigación del Early Institute, afirmó que “los permisos parentales son un mecanismo de política pública que favorece el involucramiento materno y paterno en el cuidado y crianza de los hijos en la primera etapa de su vida.

Dentro de la investigación que realizamos para elaborar el informe, detecamos que en el periodo del 2012 al 2018 se presentaron 93 iniciativas de ley en la Cámara de Diputados y en el Senado

En ese sentido, dio a conocer que los temas que no han permitido que los permisos aumenten de manera más rápida, son la economía informal, el financiamiento de los permisos, y la complejidad y fragmentación de los servicios de cuidado y educación de la primera infancia, especialmente para niños menores de tres años.

El investigador también explicó que es necesaria una mayor coordinación entre dependencias gubernamentales para vincular los programas de cuidado y educación para niños con los permisos de paternidad y maternidad, pues la conjunción de estos elementos mejora el cuidado durante la primera infancia.

Durante la conferencia de prensa, se enlistó una serie de recomendaciones para que legisladores promuevan políticas públicas para mejorar la salud, el cuidado y la educación de la primera infancia por medio de los permisos parentales, tales como:

  1. Incorporar un nuevo enfoque que integre el derecho que tienen niñas y niños a ser cuidados y el derecho de los padres a cuidar y trabajar.
  2. Igualar, en el mediano plazo, los permisos parentales, de tal forma que padres y madres puedan ejercer su rol como cuidadores y proveedores en condiciones de equidad.
  3. Integrar las políticas de permisos parentales con los servicios de cuidado y educación de la primera infancia. De tal forma que los menores puedan acceder a unos y otros de acuerdo con su ciclo de vida y necesidades de cuidado, con independencia de la condición laboral de los padres.
  4. Incorporar progresivamente y mediante programas de incentivos a empleados y empleadores, a poblaciones que actualmente no tienen acceso a políticas de permisos parentales.
  5. Explorar esquemas complementarios de permisos parentales tales como las reducciones de jornada y las cuotas obligatorias de permisos para padres.
  6. Vigilar el cumplimiento de otorgar y usar los permisos parentales vigentes y difundir los derechos a los cuales los padres y madres trabajadores tienen acceso.
  7. Buscar un financiamiento no diferenciado de permisos para padres y madres, que parta de la noción del cuidado social de los niños como bien común.

8cuartos.mx

Emanuel Mendoza

PERIODISTA | Soy un contador de cuentos, historias y novedades a punto de cumplir dos décadas en el oficio de informar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *